Desde los años noventa del pasado siglo, en el seno de Departamento de Historia de la Universidad de La Laguna y de su Centro de Estudios Medievales y Renacentistas se fraguaron una serie de investigaciones dirigidas al estudio del ámbito marítimo y mercantil castellano En el marco de aquellas propuestas se fueron realizando diversas Memorias de Licenciatura y Tesis Doctorales, lo que permitió, a un conjunto de investigadores agruparse en torno al estudio de algunos de los fenómenos que ayudaron a comprender la expansión castellana de finales de la Edad Media. El siguiente paso fue la solicitud al Ministerio de Ciencia y Tecnología de un proyecto que, bajo el título de “La organización de armadas en Castilla durante la Baja Edad Media”, pretendía estudiar los aspectos técnicos, financieros, organizativos, tácticos, etc. de las armadas organizadas en el reino entre los siglos XIII y XV. Nuestro propósito era superar una historia militar tradicional, en manos muchas veces de investigadores ajenos a nuestra disciplina, para acercarnos al estudio de las fuerzas e instituciones que participaron en la organización de aquellas actividades bélicas, eentendiendo que su análisis permitiría comprender mejor el papel de la Corona, de los concejos y de otras instituciones en el fortalecimiento del Estado. A partir de estos principios quisimos estudiar las armadas en el reino de Castilla desde los siguientes presupuestos:

- Análisis de los instrumentos que el poder (real, concejil o señorial) puso al servicio de la logística, el abastecimiento y la financiación de las armadas.
- Estudio de las posibilidades técnicas (construcción naval, instalaciones portuarias, etc.) con las que contaba el reino de Castilla.
- Instituciones y oficiales (almirantes, cómitres, capitanes, etc.) que participaron en la organización de las armadas.
- Explicación de las repercusiones económicas y sociales que tuvo en las fachadas marítimas del reino la organización de las armadas.

El proyecto fue aceptado por el Ministerio dentro del Programa Nacional de Promoción General del Conocimiento (Plan Nacional de I+D+I 2000-2003), de tal forma que, con la financiación obtenida, y durante tres años, el equipo pudo desarrollar varios de los objetivos planteados en el mismo.

Principales resultados
El primer resultado, y el más importante, ha sido la publicación de una serie de trabajos en revistas nacionales e internacionales (con agentes evaluadores externos) que garantizan la solidez del proyecto. El segundo, también importante para facilitar éste y futuros trabajos, ha sido la elaboración de una amplia base de datos bibliográfica sobre la materia. Este instrumento se ha ajustado a las directrices para la realización de citas y referencias que habitualmente se utilizan por parte de los bibliotecarios profesionales y que son recomendadas para los trabajos de investigación. En nuestro caso adoptamos la norma ISO 690-1987, variante española de la norma UNE 50-104-94, y que establece los criterios a seguir para la elaboración de referencias bibliográficas. Finalmente, el equipo de investigación ha podido reunir un amplísimo fondo documental procedente de los archivos de Simancas, Histórico Nacional, Museo Naval, Casa de Alba, etc. que, añadido a las colecciones documentales publicadas, permitirán a sus componentes, o a futuros doctorandos, seguir ampliando nuestros conocimientos sobre el mundo marítimo y mercantil castellano a finales de la Edad Media.