Uno de los frutos más destacados del desarrollo del proyecto de investigación que, entre 2003 y 2005, financió el Ministerio de Ciencia y Tecnología, fue, además de la consolidación del equipo de trabajo, el observar que en el campo de los estudios de Historia Marítima existían algunas carencias que era necesario vislumbrar si queríamos mejorar nuestro conocimiento sobre la realidad económica y mercantil del reino de Castilla a finales de la Edad Media. Partíamos de un buen conocimiento de los comerciantes, sobre todo extranjeros, que contribuyeron a la expansión comercial del reino, de algunas instituciones vinculadas al mundo naval, y de determinadas técnicas empleadas en la contratación mercantil. Nuestro trabajo nos permitió ahondar en nuevas vías de investigación al abordar los aspectos técnicos de la navegación, la organización de flotas, la articulación de diversos grupos mercantiles nacionales o la relevancia de la proyección atlántica en el desarrollo económico de Andalucía. Pero, como decimos, era necesario dar un paso más y afrontar el estudio de lo que denominamos como “sociedad del mar”, es decir el análisis de otros grupos (pescadores, transportistas, artesanos, pequeños mercaderes, gente de guerra, etc.) y su articulación en el tejido urbano –en este caso andaluz- como fórmula para comprender la complejidad y jerarquización del sector marítimo castellano. Con estas premisas nos planteamos varios objetivos que se irán desarrollando con el proyecto El mundo social de las gentes del mar en Andalucía durante la Baja Edad Media, financiado por el Ministerio de Educación y Ciencia.
En síntesis perseguimos las siguientes metas:

- Definir a la comunidad legada al sector marítimo de la Baja Andalucía, midiendo su importancia en el conjunto de la región y en cada una de las poblaciones estudiadas.
- Conocer la normativa que regulaba el sector y su forma de aplicación, analizando tanto las leyes generales como las ordenanzas de los diferentes oficios.
- Abordar las diversas respuestas que se dieron ante las responsabilidades nacidas del corso y la piratería, así como el recurso al arbitraje y a los acuerdos bilaterales.
- Conocer el desarrollo de los distintos oficios y de las relaciones generadas en su interior.
- Desarrollo de estudios prosopográficos que nos permitan conocer los vínculos de solidaridad establecidos (matrimonios, padrinazgos, avales, préstamos, etc.) así como la frecuencia de las relaciones con otros individuos, ya sean profesionales (escribanos, transportistas, financieros…) o de origen (burgaleses con vizcaínos, genoveses con sevillanos, etc.).
- Elaboración de una nueva base de datos bibliográfica y documental que sirva de complemento a la ya elaborada por el equipo en un proyecto de investigación anterior.

Para llevar a buen puerto nuestros objetivos contamos con el apoyo de estudios precedentes para otras regiones europeas que demuestran la viabilidad del intento, y, sobre todo, con la colaboración de otros grupos de investigación hispano-franceses a los que, desde hace años, les preocupan realidades como las que nosotros estamos analizando.